BROWNIE DE CHOCOLATE EN MICROONDAS SIN HUEVO (mirar receta)

INGREDIENTES

MODO DE PREPARACIÓN

  1. Con un tamizador o colador tamiza sobre un bol la HARINA DE TRIGO todo uso (120 gr), el CACAO PURO (70 gr), la LEVADURA QUÍMICA (1 cdta. de postre) y una pizca de SAL.

  2. Después añade el AZÚCAR BLANCO (170 gr) y con unas varillas mezcla estos ingredientes secos.

  3. Ahora agrega los ingredientes líquidos: El ACEITE DE GIRASOL (35 ml), la LECHE (200 ml) y la ESENCIA DE VAINILLA (1 cita. de postre). Mezcla con una pala de cocina hasta que todos los ingredientes estén bien integrados.

  4. Utiliza un molde que, por su tamaño, quepa en el microondas (a poder ser de vidrio) y le pones papel de hornear cubriendo no solo la base sino los laterales. El molde que yo uso para ésta receta es de 17cm x 17cm.

  5. Echa la mezcla anterior en el molde y ayuda a que la mezcla se reparta bien haciendo vibrar un poco el molde con las manos.

  6. En un bol pequeño y apto para el microondas añade el CHOCOLATE NEGRO (80 gr) y la MANTEQUILLA (30 gr) y derrítelos. Puedes derretirlos al “Baño María” o bien meterlo al microondas a máxima potencia en tandas de 15 segundos, sacarlo… removerlo… y vuelta al microondas hasta que se derrita por completo (de ésta forma evitarás que se queme).

  7. Una vez derretidos el chocolate y la mantequilla, échalo sobre la mezcla anterior y extiéndelo por toda la superficie con un cuchillo u otro utensilio fino. La idea es ligar las dos partes un poco, así que no lo mezcles o remuevas demasiado. Por último añade con los dedos un poco de AZÚCAR MORENO por encima.

  8. Mételo en el microondas sin tapar y ponlo durante 4 minutos a máxima potencia (800w). Una vez terminado el tiempo, deja que repose dentro del microondas y sin abrir la puerta durante otros 4 minutos. Para finalizar, vuelve a poner el microondas durante 2 minutos a máxima potencia (800w).

4 min Máxima Potencia (800w)  –  4 min Reposo  –  2 min Máxima Potencia (800w)

  1. Sácalo del microondas con cuidado de no quemarte, déjalo templar un poco y podrás desmoldarlo. Te lo puedes comer templado o frío… ¡eso ya lo dejo a tu gusto!