BOMBONES DE FRESAS CON CHOCOLATE SIN HUEVO (mirar receta)

INGREDIENTES

*Mirar en los ingredientes que no contenga huevo o derivados.

MODO DE PREPARACIÓN

  1. Escoge 8 FRESAS (o fresones) de un tamaño grande, lávalas y déjalas secar.

  2. Corta los tallos con un cuchillo y vacía cada una de las fresas con un vaciador procurando dejarlas huecas. Si no tienes un vaciador puedes utilizar una cuchara pequeña.

  3. Desmenuza en trocitos muy pequeños la fruta que has sacado del interior de las fresas.

  4. Trocea las AVELLANAS (45 gr). Puedes utilizar un picador o meterlas en una bolsa pequeña y darle golpes con un mazo de madera. La idea es obtener trozos de avellana de diferentes tamaños.

  5. Pon en un bol pequeño el CHOCOLATE CON LECHE (75 gr) troceado y la MANTEQUILLA (1cdta. Postre) y derrítelos. Puedes derretirlo al “Baño María” o bien meterlo al microondas a máxima potencia en tandas de 15 segundos, sacarlo… removerlo… y vuelta al microondas hasta que se derrita por completo (de ésta forma evitarás que se queme).

  6. Una vez derretido deja que temple un poco y le añades la MERMELADA DE FRESA (1cdta. Postre), las AVELLANAS (1 cda. Sopera) y la FRESA TROCEADA (1cda. Sopera). Lo mezclas muy bien y lo metes en una manga pastelera sin boquilla.

  7. Rellena las fresas huecas con la mezcla anterior procurando que no rebose. Colócalas en un recipiente a poder ser alto, apoyadas en el borde y con la parte por donde hemos introducido el chocolate hacia arriba para que no se caigan. Mételas en el frigorífico durante un mínimo de 30 minutos o hasta que el chocolate esté duro.

  8. Poco antes de sacarlas de la nevera pon en un bol pequeño el CHOCOLATE BLANCO (180 gr) y derrítelo (Puedes utilizar el mismo método que usaste anteriormente con el chocolate con leche)

  9. Saca las fresas del frigorífico. Coge una fresa, métela en el chocolate blanco hasta que quede bien impregnada, pásala al cuenco de las avellanas, échale con la mano avellanas por encima y por último pósala sobre una rejilla para que seque. Así debes hacer con cada una. Te puedes valer de unos palillos largos o tenedores pequeños para manejarlas mientras las manipulas, porque si utilizas los dedos se te va a quedar el chocolate pegado, quedarán tus huellas sobre los bombones y el resultado no va a ser tan limpio visualmente.

  10. Una vez secos ya estarían listos para comer. Guárdalos en el frigorífico antes de servirlos.